Archivo de la etiqueta: caminos redescubiertos

Lo que nos redescubre la sequía …

Valle de Luna  y pantano de Luna , dejando a la vista los antiguos praos , los cauces de los ríos y las ruinas de las casas  . puesta de sol .

oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Se retiran las aguas y los praos con la fuerte humedad del terreno ,brotan ansiosos y raudos . Nuevamente alimentan al ganao  …

Hermoso perdido Valle de Luna .

El Sol se deshace en gotas de calor , de roja luz ,  que no es agua la que humedece el aire , ni tampoco el terreno . Allá en el antiguo pueblo y su pradería .

Sol de poniente , para este Valle de Luna , en su ocasional y retomada vida  , que la sequía ha dejado tras la retirada de las aguas que cubrían el antiguo y fértil valle  . La castigada montaña leonesa , pantano a pantano , que ha anegado muchos de sus hermosos pueblos … puede recuperar una parte de su esplendor , para el recuerdo de unos y para el conocimiento de los más  !! .

… El rostro del gigante , en la montaña , aunque dormido aún vigila este valle  . Y contiene toda la tristeza de lo muerto , de las piedras caídas que ya no conforman un hogar , un nido para los ganaderos y campesinos que las moraban , ha tiempo , no tanto tiempo …

Y las vacas y sus ternerillas ,vuelven a aprovechar los praos  en este lugar de la Montaña de León  . Mientras el sol de poniente se refleja en cada cauce del río que discurre en vueltas y revueltas  , que hacían de la vega , una fértil vega . Las lindes de los praos sortean el paso del tiempo , que su actual dueño de agua … no logra borrar …

Mientras el esperado otoño , se manifiesta de rojos escaramujos , amarillo nostálgico de hojas de chopo y pajiza hierba  que completa su ciclo anual tras el calor del pasado verano  . Otra hierba estrena verdes primaverales , abajo en la vega  . Ahora que las aguas se han ido , que han dejado de cubrir la pradera  y la tierra desentierra con la ayuda de este último calor del sol , sus guardadas semillas  , en un espejismo de verdor incrédulo .

Donde la tierra no es vega , color de barro y marcas  que indica la medida que alcanza el agua , cuando anega este valle   . Con el sol último de la tarde en las doradas hojas de los chopos .

El camino del pueblo este polvoriento tras el largo verano . Reseco y endurecido . Como si miles de pisadas ciertamente le hubiesen estado recorriendo …  .  Quizás bajo las aguas  existan caminantes  , de pies de agua ,  que incansables recorren pueblo a pueblo  , entre sus fincas , al lado del río y cercanos a la montaña  esa vida de agua y silencio  …

El trabajo de los canteros gallegos en la roja piedra de Luna ,  no ha sido el agua la que lo ha derrumbado , sino que ha sido el tiempo y el olvido .

Como diría Neruda ; “” La vida rompe las religiones  “” .

Tristeza y silencio  ; el día se retira cansado , quizá espera que las nocturnas horas le deparen un reparador sueño de aire y no de agua , para con el sol del próximo amaneciente día  tener nuevamente las  presencias de vida renacida , de aire , de gente o ganao , de pajarillos , de  hierba  …   . Ese espejismo temporal que lo sume al recuerdo de aquellos días que eran cadena de otros días y grito de chiquillos y vuelo de mariposas  . Vida incansable y siempre valiosa  .

Lo no sumergido   , crece , completa ciclo vital o desgasta caliza blanca  . Arropa de nubes el cielo y las sonrosea con un ligero rubor de  amor de amante vida , dicha de días plenos  . Alegría es lo que corona en azul  puro  , el final del día .